Observatorio Argentinos por la Educación

¿Por qué es importante la duración de los ministros en Educación?

En el informe ¿Cuánto duran los ministros de educación en la Argentina? revelamos que el promedio de duración de los ministros de la Argentina es 1,9 años, mientras que el promedio regional es 2,3 años. ¿De qué manera impacta en el desarrollo de políticas educativas en el país?


Según el Diálogo Interamericano, un centro de análisis e intercambio político que une a una red de líderes globales para promover la gobernabilidad democrática, la prosperidad y la equidad social en América Latina y el Caribe, desarrolló en varias oportunidades cuál es el valor de la permanencia en las funciones. “Cambiar la educación no es un resultado automático de enunciar metas y políticas. Es típico encontrar cuellos de botella en la implementación de las reformas. Debilidades en la capacidad de gestión dentro del sistema educativo (que muchas veces son producto de la resistencia –activa y pasiva– de las burocracias) demandan un fuerte liderazgo para avanzar de manera sostenida en los cambios necesarios” (Diálogo Interamericano, 2016).

Mirá el listado completo de ministros de Educación por presidencia.

En otra ocasión, el Diálogo Interamericano expuso: “La alta rotación de ministros va acompañada de bajos niveles de intento de emprender reformas serias. Los ministros que duran poco en sus cargos se sienten desprovistos de tiempo y de poder para negociar proyectos a largo plazo y para emprender las batallas políticas que estos requieren” (Diálogo Interamericano, 2002).

Javier Corrales, un especialista en políticas públicas en Latinoamérica, señaló: “La figura de los ministros de educación resulta esencial en la implementación del cambio educativo. Un mandato de corta duración dificulta la implementación de reformas y puede considerarse un indicador de la seriedad con la que el poder ejecutivo trata los temas de educación” (Corrales, 2002).

Desde Argentinos por la Educación convocamos a nuestros referentes educativos a que opinen sobre cómo impacta en el desarrollo educativo del país.

Las reformas educativas requieren de un liderazgo persistente y por lo tanto la duración de los ministros puede verse como una condición necesaria para llevar adelante reformas”, plantea Ariel Fiszbein, director del Programa de Educación para el Diálogo Interamericano. Pero aclara: “Al mismo tiempo, la duración por sí sola puede ser solamente un síntoma de inercia en la política educativa y no de cambio que se sostiene en el tiempo”.

El tiempo es un factor importante. Habría que poner también en la balanza con qué herramientas de gestión cuentan los ministros de Educación en relación con otros ministros, por ejemplo comparar la calidad de la información para tomar decisiones, o la existencia de normativa que los habilite a cambios fuertes –advierte Inés Aguerrondo, socióloga especialista en educación–. Sería bueno que, si la educación no es una política de Estado, fuera por lo menos una ‘politica de gestión’: o sea, que el presidente respectivo se comprometiera de tal manera que su política educativa no cambie porque cambia el ministro”.

Ignacio Ibarzábal, director ejecutivo del Observatorio Argentinos por la Educación, concluye: “Si bien la mayor duración de un ministro en el cargo no es garantía de mejores resultados educativos, sí resulta una condición favorable para implementar reformas y sostener la continuidad de las políticas”.

Equipo Argentinos por la Educación

Equipo Argentinos por la Educación

Somos un un espacio de encuentro creado alrededor de los datos para convocar a toda la sociedad en la mejora de la educación.
#MedirParaMejorar

Añadir comentario

Informe duración de los ministros